monumentos de Carmona

Ruta por la Carmona Monumental

Ruta por los monumentos de Carmona

Consultar visitas para grupos Whatsapp o info@visitarsevilla.com – (antelación mínima 24 h.)

⛪ Carmona privado: Reservar
🙋 Visitas guiadas: Mañana / Tarde
🏛️ Carmona romana: Reservar

Plano de Carmona

Carmona es una ciudad con más de 5.000 años de historia, una de las principales ciudades de la Provincia de Sevilla debido a su rico patrimonio cultural, inabarcable en una sola visita, si nuestra intención fuese la de verlo todo. Por esta razón, desde VisitarSevilla os ofrecemos una ruta por los principales monumentos de la ciudad, que por supuesto podremos variar según los intereses del visitante.

Detalle del atrio de la Tumba de Servilia (Necrópolis romana)

Visitas guiadas personalizadas en Carmona

Podemos preparar las mejores visitas guiadas en Carmona, con guías e intérpretes culturales oficiales nacidos y residentes en la ciudad. Nos adaptamos a tu grupo y a tus gustos y necesidades. Visitas guiadas en Carmona.

Si tienes interés nos puedes escribir sin compromiso a info@visitarsevilla.com o en el 646156814 y te informamos.
También puedes suscribirte a nuestra lista de correo y seguir nuestras novedades en instagram.


En principio, nuestra ruta monumental comenzará por el ineludible Conjunto Arqueológico, ubicado a tan solo 1km de casco histórico.

El Conjunto es el más extenso de España, ocupando 60.000m2; cuenta con una Necrópolis romana datada desde el siglo I a.C. al IV d.C y con el Anfiteatro romano más antiguo de toda la península.

Por supuesto, el conjunto cuenta con su propio museo, donde se conservan las piezas más destacadas de ambos yacimientos arqueológicos.

Tras este espectacular inicio, nos dirigiremos hacia la Puerta de Sevilla del siglo III a.C., una de las puertas romanas mejores conservadas de España, y no solo eso, sino que constituye uno de los pocos vestigios de la cultura cartaginesa de la Península Ibérica.

Puerta de SevillaPuerta de Sevilla (Carmona)

Al interior de este impresionante edificio, cuyas piedras nos hablan de todas aquellas culturas que pasaron por la ciudad, accederemos a través de la Oficina de Turismo, que en él se ubica. Desde su Torre del Oro podremos observar la mejor vista panorámica de la ciudad, desde donde la esplendorosa Vega del Corbones nos saluda y se abren ante nosotros las laberínticas callejuelas propias del urbanismo islámico y que hoy acogen incontables campanarios cristianos.

Por supuesto, desde la perspectiva que nos otorga este gran bastión y gracias a su cercanía podremos admirar la hermosa Iglesia de San Pedro, del siglo XV con intervenciones barrocas del XVIII, con su magnífica torre campanario conocida como la Giraldilla.

Más información en Turismo religioso en Carmona.

Visitar Carmona
Iglesia de San Pedro

Tras este punto clave, nos dirigiremos a través de la mismísima Vía Augusta que otrora atravesaba la ciudad, hacia la Plaza de San Fernando, que hoy luce rodeada de grandes casas balconadas de tradición barroca pero que antaño constituyó el foro de la ciudad romana.

De entre este complejo entramado arquitectónico podemos destacar la Casa Mudéjar, la antigua Audiencia y el Convento de Madre de Dios, que se asoma con timidez a la pintoresca plaza. Desde aquí se nos presentan varios caminos a elegir, ninguno de los cuales podría defraudarnos: primero podemos visitar la gran Plaza de Abastos que se levanta sobre el solar del que fuese el Convento de Santa Catalina.

Vista aérea de la Plaza de San Fernando

Tras este punto que podemos tomar como descanso para refrescarnos en alguno de sus bares, podemos continuar hacia la imponente Iglesia del Salvador, que funcionaba como templo del antiguo Colegio Jesuita de San Teodomiro, en cuyo edificio se ubica hoy el Ayuntamiento de la ciudad.

Iglesia del Salvador

Continuamos nuestra ruta hacia la Iglesia Prioral de Santa María de la Asunción, templo tardogótico del siglo XV en cuya construcción participaron varios maestros mayores de la mismísima Catedral de Sevilla, y a cuyo interior podemos acceder a través de su Patio de los Naranjos, procedente de la mezquita sobre cuyos restos se alza. Cuenta con museo propio, donde no podremos obviar el delicado Apostolado de Zurbarán.

Hoy día es sede de los patrones de la ciudad, la Virgen de Gracia y San Teodomiro, Ver Turismo religioso en Carmona.

Frente a ella están la iglesia del Convento de la Trinidad, del siglo XVII, con una arquitectura de rasgos defensivos fruto del intercambio cultural entre España e Hispanoamérica.

Calle Martín López con la Iglesia de Santa María al fondo

Dichos templos se ven flanqueados por hermosas casas palacio, una de las cuales, la del Marqués de las Torres, es hoy día el Museo Municipal que custodia piezas de todas las culturas que tuvieron lugar en la misma y en el que destaca la colección de piezas tartésicas de los Vasos del Saltillo.

Portada de la Casa Palacio del Marqués de las Torres, hoy Museo Municipal

Una vez terminada nuestra visita al museo, podemos continuar hacia el Convento de Santa Clara, el que fuera el primer cenobio de la ciudad, cuya iglesia nos ofrece las delicias de la arquitectura mudéjar, así como su claustro nos da la oportunidad de conocer las entrañas de la religiosidad.

Desde su torre tendremos una vista privilegiada de la ciudad, incluso podremos ver las canteras de piedra conocidas como las Cuevas de la Batida. Y para no irnos de manos vacías, podremos adquirir de la mano de las propias monjas clarisas los dulces típicos del convento, entre los que destaca la famosa Torta Inglesa.

Para ir poniendo fin a nuestra visita a la ciudad, seguiremos la pista de la Vía Augusta para llegar a la Puerta de Córdoba, que cerraba el perímetro amurallado de la ciudad romana. Desde aquí tendremos unas vistas espléndidas de la campiña sevillana, dándonos cuenta de la razón por la cual fue Carmona la elegida por tantas culturas para hacer de ella su hogar.

Puerta de Córdoba

Si aún tenemos ganas de más, podemos visitar el Alcázar del Rey don Pedro I, el punto más alto de la ciudad, que se encuentra muy cerca de la Puerta de Córdoba y en el que podremos admirar el Fortín del Cubete, cuya peculiar construcción se debe al mandato de los Reyes Católicos, y la impresionante Puerta de Marchena. En uno de sus extremos se ubica el Parador de Turismo, por lo que si estamos cansados y/o hambrientos no podría ocurrírsenos mejor punto y final de la visita, despidiéndonos desde uno de sus mejores balcones a la inmensidad de la Vega.

Alcázar del Rey don Pedro I con el Parador de Turismo y vistas a la Vega

¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 5 / 5. Votos recibidos: 9

Nadie ha votado todavía, puedes ser el/la primero/a