Comer bien en el barrio del Arenal

Comer bien en el barrio del Arenal (Catedral, Torre del Oro, Plaza de Toros)

Mejores bares y restaurantes de la zona del Arenal de Sevilla

El barrio del Arenal es una de las zonas más antiguas y se delimita aproximadamente por la Catedral, la Torre del Oro y la Plaza de Toros.

Es un barrio de calles estrechas y casas blancas y es una de las mecas gastronómicas de la ciudad, con un elevado número de excelentes bares y restaurantes, muchos de ellos muy típicos y con sabor. Es una zona estupenda para salir de tapas.


Recorrido gastronómico por el Arenal

El entorno de la Catedral (hacia el río)

Si hemos subido a la Giralda, al bajar necesitaremos reponer fuerzas.

Para los más “impacientes”  diremos que a los pies de dicho monumento varios restaurantes, tanto clásicos como más  “modernos” les esperan “con las mesas puestas”.

Junto a la Catedral tenemos un buen lugar para el aperitivo en la terraza del Hotel Eme, o un picoteo tradicional en Las Escobas, que según dicen es la taberna más antigua de España, data de 1386. De amplia tradición literaria (Cervantes,  Bécquer, Poetas del 27…) conserva la tradición de la cocina andaluza bien hecha.

Muy cerca está Casa Robles, uno de los mejores restaurantes de Sevilla.


El interior del barrio del Arenal y cerca de la Plaza de Toros

Si atravesamos la Avenida de la Constitución y bajamos por la calle García de Vinuesa, no tardaremos en querernos parar en cualquiera de sus tabernas, freidurías, bares… y haremos bien, porque en cualquiera de ellos encontraremos algo que nos  agradará.

Una vez finalizada dicha calle, entramos de lleno en la zona taurina por excelencia.

A la derecha, el Mesón de Jabugo (pedid jamón, please, con ese nombre y tantas “patitas” colgadas del techo…. Alguno debe de estar rico, rico ¿no?) de frente, el bar Arenal, regentado por un antiguo alguacilillo de la Maestranza de Sevilla (casi ná). Y a su lado El Buzo, donde los aficionados taurinos disfrutan del ambiente en una tarde de toros.

Si bajamos por la calle Arfe, encontraremos La Isla (no del tesoro, pero bien podría serlo) donde la cocina vasca y andaluza se dan la mano. Y cruzando el Postigo “La Moneda” para comer pescado. Y un poco más allá, Pulpo gallego.

¿Por dónde íbamos? Ah, si, volvamos hacia la plaza de toros. En Antonia Díaz (calle por la que entran y salen los toreros a no ser que corten 3 orejas y en ese caso salgan por la Puerta del Príncipe hacia el Paseo de Colón) tapearemos en Los Coloniales (Calle Fernández y González, 36) , en la Bodega Antonio Romero o en el Mesón del Serranito. Cada uno con su estilo propio, cada cual que elija el suyo.

En la calle Adriano deberíamos pedirnos unas gambitas en la bodega San José, que de tan antigua que es, hay que bajar un escalón para acceder a ella. Y de sus vinos… no comment. Avanzando hacia el Paseo de Colón, y a la derecha, el Asador Salas (Almansa, 15) nos pone en la plancha… calidad.


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media / 5. Votos recibidos: