Basílica de María Auxiliadora de Sevilla,

Basílica de María Auxiliadora La Trinidad

Basílica de María Auxiliadora de Sevilla

Esta iglesia  se encuentra en el lugar en el que, según la leyenda,  estaba la cárcel  donde martirizaron en el siglo III a las Santas sevillanas Justa y Rufina. Aunque persisten las galerías subterráneas, no son visitables.

La iglesia actual se erige sobre una iglesia anterior del siglo XIII,  inicialmente templo del convento Trinitario calzado, inaugurada en el año 1.627.
Quedó semi destruida con la invasión francesa de 1808, al usarse el convento como cuartel y viviendas. Ya con la llegada de los Salesianos en 1893, se  convirtió una parte en el colegio salesiano de la Santísima Trinidad. Se reformó la iglesia para convertirla en el Santuario de María Auxiliadora Basílica Menor en 2008.


Hermandades y devociones

La Archicofradía de María Auxiliadora Coronada, de la Santísima Trinidad y San Juan Bosco,  procesiona en mayo y celebra la festividad del fundador  y la de los santos Salesianos el 31 de enero.

La Hermandad Sacramental del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad, Cristo de las Cinco Llagas, María Santísima de la Concepción, Nuestra Señora de la Esperanza Coronada y San Juan Bosco procesiona el sábado Santo. Sus principales cultos son en febrero-Marzo al Cristo y, en diciembre, a la Virgen.

Es una iglesia ideal para los interesados en los Santos y devociones Salesianas y Trinitarias 


Visitas

No hay visitas turísticas. Está abierta de lunes a sábado 8:00-11:30 y 18:30-20:00 (verano 19:30-21:00).  Festivos 8:15-13:30 y 19:00-20:30.
Estos horarios pueden variar, consultar la página web de su cofradía

La Archicofradía de María Auxiliadora tiene una tienda de recuerdos que abre de lunes a jueves de 10 a 13h, y de 18 a 20h.


Iglesia

Entrada

Para llegar a la iglesia hay que atravesar un Arco de entrada de piedra en el que podremos ver  un retablo cerámico de María Auxiliadora. En la acera contigua hay una estatua en honor a San Juan Bosco.
Una vez atravesada esta portada entramos en una calle,  compás o patio de la iglesia que da acceso al templo, Colegio y Casa de de la hermandad de la Trinidad. Descubrimos un azulejo del Misterio del Cristo de las Cinco Llagas. En este patio se  encuentra un busto de San Juan Bosco y una  imagen de su madre, la venerable  Margarita Occhiena.

La portada de la iglesia está presidida por un azulejo de San Fernando, acompañado por medallones de Santa Justa y Rufina.
En los laterales podemos ver dos azulejos de los frailes trinitarios  beato Marcos Criado, mártir jiennense del siglo XVI y, a la izquierda, San Simón de Rojas.

La Torre se sitúa a los pies del templo, junto a la puerta de acceso cubierta  de azulejos blancos y azules, decorada con un azulejo de María Auxiliadora.

La portada
La portada

Interior

Encontramos en su interior una planta rectangular, con tres amplias naves separadas por pilares y crucero cubierto de una bóveda de media naranja.
Tanto la nave central como las laterales y los brazos del crucero están decoradas con motivos vegetales, escudos y pinturas murales, entre las que podemos ver  lienzos de santos y frailes destacados de la Orden Trinitaria, realizadas en el siglo XVIII.


Al fondo de la nave y sobre la puerta de entrada, el coro y el órgano.

El Altar mayor neo barroco, del siglo XX, presidido por María Auxiliadora, es una obra del siglo XIX. A su lado las imágenes del joven Santo Domingo Savio, Salesiano y Santa María Mazzarello, fundadora de las Hijas de María Auxiliadora, las Salesianas.
Sobre la Virgen encontramos a Santa Justa y Rufina y, a cada lado, los fundadores trinitarios San Juan de la Mata y San Félix de Valois.
En el ático podemos ver cuadros del siglo XIX que  representan a la Santísima Trinidad y la fundación de la Orden  Trinitaria por San Juan de la Mata, con la aprobación del Papa Inocencio III, y su vida eremítica con San Félix.

La parte alta de los muros del  presbiterio, el crucero y las pilastras, está muy decorada  con abundantes pinturas de motivos vegetales, cuadros de San Juan Bosco, Santa Justa y Rufina, el Ángel de la Guarda (copias de Murillo), la vida de San Juan de la Mata  y en las columnas santos trinitarios. En la cúpula encontramos el escudo de la orden.


Nave del Evangelio

En la cabecera de la nave del Evangelio encontramos la sencilla capilla del Sagrario, presidida por el Crucificado.

El Retablo del Sagrado Corazón de Jesús y de San Cristobalito de la Guardia, lo encontramos en el brazo del crucero, de estilo neoclásico. Podemos ver también la imagen de San Antonio.

Basílica de la Trinidad Sevilla Sagrado Corazón

El Retablo de estilo barroco, dedicado a San Francisco de Sales,  patrono de los salesianos, cuenta con una imagen del siglo XX , acompañada de los arcángeles Rafael y Gabriel, siglo XVIII.

El Retablo de San José, de estilo barroco, cuenta con una imagen del siglo XVIII.

El Retablo de la Santísima Trinidad, grupo escultórico del siglo XIX , cuenta con las imágenes de  Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís.

Basílica de la Trinidad Sevilla la Trinidad

Encontramos un Retablo con una Cruz en recuerdo a los Mártires de la Congregación Salesiana.

Basílica de la Trinidad Mártires Salesianos

La Capilla de la Hermandad de la Trinidad se describe al final del artículo.


 Nave de la Epístola

El Retablo de San Juan Bosco, con niño, aparece en el crucero acompañado por la imagen de San Miguel en el ático.

Basílica de la Trinidad San Juan Bosco

Continuando por la nave, vemos la Capillita dedicada a Santa Ángela de la Cruz y el cuadro de la beata Eusebia Palomino Yenes, salesiana salmantina, cuya fiesta es el 9 de febrero.

Por la puerta de acceso al patio del Colegio, antiguo claustro Trinitario,  podemos visitar las Sagradas Cárceles donde martirizaron a Santa Justa y Rufina.

Basílica de la Trinidad Sagradas Cárceles

Encontramos el Retablo neoclásico de la Virgen de los Remedios, imagen de candelero con Niño Jesús, del  siglo XIX, de devoción trinitaria. En el ático, observamos la Coronación de la Virgen, ambas devociones trinitarias.

Basílica de la Trinidad Virgen del Remedio

Podemos observar el Retablo barroco dorado de la Inmaculada, del siglo XVII. A su lado  San Joaquín y Santa Ana, ambos del siglo XVIII.

Basílica de la Trinidad Sevilla la Inmaculada

El Retablo en madera de la Adoración de los Pastores al Niño Jesús, es renacentista y está atribuido a Diego López Bueno, en el año 1600.

Basílica de la Trinidad Adoración de los Pastores

Al fondo de la nave, observamos el grupo escultórico de La Piedad y  Jesús Atado a la Columna, obra del imaginero hispano-flamenco Juan Giralte, del siglo XVI.


Capilla de la Hermandad de la Trinidad

Situada a los pies de la nave de evangelio y tras una amplia reja rectangular, podemos ver las imágenes titulares de la hermandad que procesiona el sábado Santo.

Nuestra Señora de la Esperanza de Juan de Astorga, del siglo XIX,  preside la capilla. Procesiona en paso de palio.

Esperanza de la Trinidad

A cada lado.

El Cristo de las Cinco Llagas, magnífica imagen de Luis Álvarez Duarte  (2003), aparece junto a  San Juan Evangelista y  María Santísima de la Concepción, siglo XX. Procesionan en el paso del Cristo.

San Juan Evangelista y  María Santísima de la Concepción

El Altar del  Sagrado Decreto, que representa la Santísima Trinidad, es del siglo XVIII.

Basílica de la Trinidad Sagrado Decreto

Pequeño altar de San Juan Bosco.


Ubicación

Centrar mapa

[spacer size=»29″]


 

¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media / 5. Votos recibidos: