LA ALGABA

La Algaba

La Algaba

Municipio de la vega del Guadalquivir, perteneciente al área metropolitana de Sevilla. Cuenta con 15,600 habitantes. Dista del barrio de san Jerónimo de Sevilla unos 4,5 km. Los municipios más cercanos son Santiponce, a 3 km, y Alcalá del Río, a 9 km.

La localidad de La Algaba está situada a 11 metros de altitud, en la margen derecha del río Guadalquivir. A su paso por este municipio, el río adquiere una anchura considerable entre sus dos orillas. Son muy numerosas las huertas de naranjos y los enormes álamos que las bordean. Al nordeste, entre el municipio y un meandro del río Guadalquivir, se encuentra la pedanía de El Aral.

Fundada por los íberos, la repoblaron los árabes. Éstos le dieron el nombre «Al-Gabba «, que significa, campo-bosque. Tras la reconquista pasó a manos de personas insignes; entre ellos, Don Fadrique (hijo del rey Fernando III), Guzmán el Bueno, los condes de Niebla o los Duques de Medina Sidonia. Se llegó a crear el Señorío de La Algaba, que permaneció en la familia de los Guzmanes. En época de Felipe II el Señorío fue transformado en Marquesado, bajo una rama de la misma casa. En el siglo XIX  se constituyó su ayuntamiento constitucional.

Con respecto a su economía, posee una actividad agrícola muy desarrollada. Su amplio término municipal está colmado de frutales de regadío, con predominio de las naranjas. Cabe mencionar entre sus fuentes de ingreso las diversas industrias que alojan sus polígonos. También destacar la artesanía de bordados y orfebrería para las cofradías o el trabajo del cuero y la madera. Sin embargo, el sector fundamental son los servicios al ser una ciudad dormitorio del área metropolitana de Sevilla.

En cuanto a su gastronomía son típicos: los adobos de pescado de río, el pato a la naranja y el cocido con la exquisita pringá. Tampoco hemos de olvidar el conocido pan prieto algabeño, el pan preñao (bobas horneadas con relleno de chorizo ibérico); y como postre los exquisitos dulces navideños, entre los que destacan los piñonates y pestiños.


Monumentos

El centro de la localidad es la Plaza de España. En ella cual se encuentran el Ayuntamiento y la Parroquia. En sus cercanías están los principales monumentos.

Iglesia de Santa María de las Nieves. Construcción del siglo XIV, de estilo gótico-mudéjar. Cuenta con una nave central y dos naves laterales, con torre campanario. Aloja un gran patrimonio escultórico en su interior. La imagen de Santa María de las Nieves, obra del siglo XVII, preside el altar mayor. Está acompañada de San Bartolomé, patrón del pueblo. Varias tallas de santos jalonan las dos calles laterales del altar. Junto a unos muros y presbiterio bellamente decorados, destacar el Crucificado de la Estrella y el Ecce Homo, del siglo XVII.

En la parroquia se halla la patrona del municipio, Santa Marta. También acoge a tres Hermandades de Penitencia; la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado y María Santísima del Dulce Nombre; la Hermandad de la Vera Cruz y María Santísima de la Esperanza; y la Hermandad del Santo Entierro de Nuestra Señora de la Soledad y Resurrección Gloriosa; éstas hermandades procesionan, repectivamente, el Miércoles, Jueves, Viernes Santo tarde y Domingo de Resurrección. Por último, la parroquia también acoge en su seno a la Hermandad del Rocío de La Algaba.

Cabe destacar la sillería del coro, realizada en madera, obra del siglo XVIII. Por otro lado, destacar la capilla Bautismal o de la Marquesa, de estilo neo gótico, diseñada por Juan de Talavera. Y para finalizar, hacer mención de dos retablos ubicados en el frontal de la nave derecha. El primero de ellos con un Crucificado, una Dolorosa y un san Juan, de estilo barroco, en el frontal de la nave, y el segundo con San José, más reciente y junto al anterior.

La Torre de los Guzmanes. Es de origen romano y fue reconstruida por la casa de Guzmán en el siglo XV. Está situada en el centro de La Algaba. Está en buen estado de conservación tras haber sido adecuadamente restaurada. De gruesos muros y con 27 metros de altura, posee cuatro pisos. El último piso está distribuida en estancias abiertas a un patio central conformando un corredor porticado.

La Iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Es de muy reciente construcción (finales del siglo XX). Presenta una única nave. Tiene galerías superiores laterales y trasera soportadas sobre elevadas columnas. El artesonado mudéjar, tanto del templo como de la sacristía, es obra del maestro Miguel Farse. En su altar, de estilo barroco, destacan las Imágenes de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de los Dolores, de gran devoción en la localidad. Realiza su Estación de Penitencia en la madrugá del Viernes Santo. Para finalizar, se recomienda asistir a su salida procesional. El paso de Cristo cruza el alfeizar de la puerta del Templo al son de su marcha, Plegaria.

La Ermita de la Inmaculada Concepción. Fue construida en el siglo XVIII. Se sitúa en el barrio de El Aral. Se trata de una pequeña iglesia de una única nave. Posee puerta de acceso retranqueada con respecto a la fachada y camerín de la Virgen al final de la construcción. Es sede de la Hermandad de la Purísima Concepción. Una talla del siglo XVIII que muestra melena natural. No cabe duda del gran interés tanto religioso como festivo de la romería de la Virgen, que se celebra cada junio. Cabe destacar la imagen de San José, perteneciente a la escuela de Martínez Montañés. Frente a la hornacina donde se ubica, en el lateral opuesta, se encuentra una imagen de San Salvador.

Plaza de Toros. Su estructura es bastante peculiar. De hecho, posee una mitad metálica con estructura de carros y la otra mitad de construcción en bloques convencionales. La diversidad de usos a que se aplica ha hecho que en ella se den tantos buenas tardes taurinas, como conciertos, conferencias o concursos. En ella se desarrolla la escuela taurina municipal.


Alrededores

Camino de la romería. Sigue la vía rural a Guillena a lo largo de 1 km. A partir de aquí gira en dirección este hacia el barrio del El Aral.

Río Rivera de Huelva. Se llega a ella por la carretera de Santiponce, hacia el oeste. Recibe las aguas del arroyo Galapagar y del Rivera del Cala. Proviene de Guillena, tras desembalsar el pantano del El Gergal y desemboca en el Guadalquivir una vez pasada La Algaba. Junto a la carretera, sobre el Rivera de Huelva, se encuentra el antiguo puente; hoy ya en desuso y lugar de descanso en sus alrededores. Hay varios espacios naturales de interés “El Zahinar”, “Los Filtros” o Los Bosquetes de Olmos de “Alcántara”. Es un buen lugar para disfrutar del medio ambiente, el baño y la pesca.

Río Guadalquivir. A su paso por la población, destaca el puente viejo, de hierro y gran belleza, proyecto de 1913. Sustituyó al cruce del río mediante barcazas. En la actualidad, aunque ha sido abierto de nuevo al tráfico, tan sólo queda el recuerdo de sus numerosos arcos; un buen número de ellos fueron destruidos por las grandes riadas de los años 1925 y 1926.
En sus alrededores están los espacios naturales de la Isleta, el Tarajal, Puente Viejo y El Riego.


Fiestas

Carnaval. Durante el mes de febrero se celebra en la localidad la fiesta del carnaval. Cuenta con un concurso de agrupaciones de reconocido prestigio en la provincia. No en vano son numerosas las agrupaciones participantes de otras localidades. Asimismo, es de destacar la cabalgata con la que finalizan todas las actividades y en la que participan numerosos y variopintos grupos.

La Semana Santa. Las cuatro hermandades de penitencia existentes en La Algaba procesionan desde el miércoles santo al domingo de Resurrección.

Cruz de mayo. En honor al antiguo Convento de San Francisco existente en la localidad. Se ubica junto a la denominada «Cruz del Convento», situada al lado de la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Romería de la Purísima Concepción (o Romería de La Algaba). A finales del mes de abril la Purísima es trasladada en solemne procesión sobre sus andas desde su Ermita a la Iglesia Parroquial. En su honor se celebran los actos del mes de María. La romería tiene lugar en el mes de junio. La imagen recorre el camino desde la Iglesia de Santa María de las Nieves hasta su ermita de El Aral. Despierta gran admiración la presentación de la Inmaculada a la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, frente a la Cruz del Convento.

Procesión de Santa Marta, la patrona, el 29 de julio. Se celebra en memoria de haber protegido a la población de la peste. Junto a la procesión, también se celebra las fiestas en honor a la patrona en el barrio de su propio nombre.

Feria de La Algaba. Conocida por la Fiesta de los Toros. Tiene lugar en septiembre. Cada día, tras la corrida de toros, se produce la capea. En ella los jóvenes pueden acceder a la plaza y tratar de sortear a las reses bravas que se sueltan. Al llegar la noche, en el Real, la alegría, la Feria.

Durante el fin de semana tienen lugar los encierros. Parten de la Plaza de Toros, junto al barrio de Santa Marta. El recorrido tiene lugar entre los barrios de santa Marta, san Cristóbal y santa Ana. En ellos los jóvenes corren delante de las reses. Estos encierros tienen la peculiaridad de no discurrir por un circuito con principio y fin; se trata de una manzana cerrada en la que las reses pueden elegir hacia dónde envestir o qué dirección tomar durante aproximadamente una o dos horas.

En estos días de fiesta procesiona la Purísima Concepción desde la parroquia de la Virgen de las Nieves. Con anterioridad, la imagen de la Purísima es trasladada al pueblo desde su ermita, donde vuelve tras los festejos. Los traslados se realizan en hora vespertina hacia el pueblo y en rosario de la Aurora hacia la ermita.

Candevelares. El día 7 de diciembre numerosas candelas en honor al dogma de la Inmaculada alumbran cada barrio del pueblo. Es curioso ver durante semanas a los niños del pueblo amontonar materiales. Su objetivo es sencillo, llegar a conseguir la candela más alta de la localidad. Estas grandes hogueras están rematadas por un júa (muñeco hecho de trapo y virutas de maderas). Alrededor de estas candelas se cantan villancicos y se toman dulces típicos navideños.

Fiesta medieval. En torno al mes de octubre se celebra la Fiesta Medieval. Durante un fin de semana La Algaba vuelve unos seis siglos atrás. Abre sus puertas a puestos medievales, actuaciones circenses en la calle, justas, torneos, talleres, juegos y gastronomía medievales.


Ubicación


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media / 5. Votos recibidos: